Artículo publicado en Japón

Para los más políglotas; aquí teneis un artículo sobre nosotros publicado en una revista japonesa:

* Pincha encima de la imagen para ampliarla

Y, para los que no dominen el japonés, aquí teneis la traducción de la mano de su autora, muchas gracias Yuki Kobayashi:

Nuria está licenciada en veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Su carrera como terapeuta empezó tras tener una dura experiencia por un accidente de tráfico de su hermano.

“Estudié durante dos años el curso de Máster de Equitación Terapéutica. Como ya sabía montar a caballo y era consciente de la eficacia de la equitación tanto física como psicológica no era nuevo para mí. Pero ha sido muy emocionante ver a  mi hermano recuperar cada sección con el caballo poco a poco. Al principio, los médicos le daban el pronóstico de discapacidad pero mi hermano se recuperó hasta poder andar solo, sin silla de ruedas.”

 A 20 minutos desde el centro de Madrid. La visitan muchos pacientes con diversos problemas. Desde un niño de 2 años hasta los mayores, con su problema de discapacidad o de psicológica, acuden a la terapia de Nuria.

Algunos vienen aquí desesperadamente tras haber probado todo tipo de terapia y llegan a manos de Nuria.

Los pacientes cuidan a  los caballos,los dan de comer, los  acarician, juegan juntos con los caballos y montan en su espalda cálida. Disfrutan de la brisa que corre entre los árboles que rodean el picadero, sienten el calor de animal. Reciben cariño de este  eterno compañero de la humanidad.

Conjuntos de toda esta experiencia, los pacientes empiezan a recuperar su capacidad y descubrir sus nuevas sensaciones. A veces su eficacia es sorprendente.

Es evidente el efecto positivo de esta terapia. Pero la que hace más posible de todo es por la pasión de Nuria para este trabajo.

“Antes de empezar a trabajar con un nuevo paciente, yo recojo todas la información sobre el paciente hablando con su familia, con su médico, con su terapeuta etc. Tengo que conocer lo lo mejor posible y así la terapia empieza a funcionar. Es como si yo fuese uno de los miembros de su propia familia.”

A veces, Nuria tiene que enfrentar una dura verdad de los pacientes. Hay casos que no puede evitar el avance de la enfermedad. No es siempre camino de rosas.

Pero por esto, Nuria nunca deja su sonrisa. Siempre recibe los pacientes con  su sonrisa del sol.

Con sus caballos y los compañeros hacen pequeños milagros día a día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s